Thursday, September 13, 2012

Next Blog Foray





En una comarca azul,Con añejo rio, torres enraizadasSiempre haciendo frente en la batalla.El veterano hombreDe barba blanca, indescriptible miradaCuerpo endeble, débil, muy débilEnfermo viejo austero, ya no está…De entre nosotros los vivos se ha perdidoLa espada de la muerte atravesó sus quejidosAquel dolor, aquel tiempo sufrido.Ya marcho hacia su tumbaEntra pronto aquel portalDel eterno sueño.Nuestro añejo rioEntre torres enraizadasVenció en su última batallaAquietando, sucumbiendoDesvaneciendo el triste juegoDel sufrimientoDe su enfermedad.Pues ahoraLleva el llanto de la tardeLa tristeza de la nocheLleva el viejo hacia su lechoA mi tía abuela y a mi dulce abueloEn el recuerdo…Para reconocerlos entre los muertosPara al fin estar juntosDespués de tanto tiempoEn la eternidad.Descansa en paz, Abad.Te llegue a querer tanto, te quiero tanto!Aprendí de ti, mi gran guerreroFuiste mi ángel enviado del cieloLa gracia de saborear aquella anhelada segunda oportunidadGracias


From a blog called Versos Sesqivos

2 comments:

Kathleen... said...

Uh, huh??

The Donald said...

Well, I'm sure we've all had the same thought at one time or other.

Hey, I drove on the Ric Williamson Memorial Highway today for the first time (between Zion Hill & 51).

I still don't understand the rationale for that road, though.